Sanidades

I

Resentimiento y enojo

“No te enojes en exceso, oh Señor,

ni para siempre te acuerdes de la iniquidad;

he aquí, mira, te rogamos, todos nosotros somos tu pueblo.”

Isaías 64:9

Aprendemos en este pasaje que el Señor mide su enojo justo de manera apropiada para cada caso.

Nosotros también podemos, en el Señor, controlar los enojos y resentimientos, enfocarlos para que no nos hagan daño.

“Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo,”

Efesios 4:26

El Señor nos anima (exhorta) a controlar nuestra ira para que no pequemos.

Aunque el enojo en sí mismo no es pecado, puede llevarnos rápidamente a pecar.

Hay una línea muy delgada que no debemos cruzar:

Contiendas:

“El hombre airado suscita rencillas,

y el hombre violento abunda en transgresiones.”

Proverbios 29:22

Las contiendas pueden tomar muchas formas, pero siempre crean enfrentamientos personales, aunque estas no se tornen bulliciosas ni violentas.

“He aquí, ayunáis para contiendas y riñas,

y para herir con un puño malvado.

No ayunéis como hoy,

para que se oiga en lo alto vuestra voz.”

Isaías 58:4

 Amarguras:

La ira prorrogada condice por lo general a la amargura.

“Sea quitada de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritos, maledicencia, así como toda malicia. Sed más bien amables unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, así como también Dios os perdonó en Cristo.”                

Efesios 4:31-32

“Mirad bien de que nadie deje de alcanzar la gracia de Dios; de que ninguna raíz de amargura, brotando, cause dificultades y por ella muchos sean contaminados;”

Hebreos 12:15

Aislamiento:

Alimentar un enojo hace que las personas empiecen a evitarse, y los lleva en últimas a cortar por completo sus vínculos.

Para tal persona tener la razón sobre un asunto se vuelve más importante que mostrar el Amor de Dios por medio del perdón.

“Y el siervo del Señor no debe ser rencilloso, sino amable para con todos, apto para enseñar, sufrido, corrigiendo tiernamente a los que se oponen, por si acaso Dios les da el arrepentimiento que conduce al pleno conocimiento de la verdad,”

2 Timoteo 2:24-25

Venganza:

“Amados, nunca os venguéis vosotros mismos, sino dad lugar a la ira de Dios, porque escrito está: Mía es la venganza, yo pagaré, dice el Señor.”

Romanos 12:19

“pues la ira del hombre no obra la justicia de Dios.”

Santiago 1:20

Por lo tanto, cuando se encuentre cruzando la línea y llenándose de enojo de manera desmesurada u prorrogada:

Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo, ni deis oportunidad al diablo. El que roba, no robe más, sino más bien que trabaje, haciendo con sus manos lo que es bueno, a fin de que tenga qué compartir con el que tiene necesidad. No salga de vuestra boca ninguna palabra mala, sino solo la que sea buena para edificación, según la necesidad del momento, para que imparta gracia a los que escuchan. Y no entristezcáis al Espíritu Santo de Dios, por el cual fuisteis sellados para el día de la redención. Sea quitada de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritos, maledicencia, así como toda malicia. Sed más bien amables unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, así como también Dios os perdonó en Cristo.”

Efesios 4:26-32

En consecuencia, preste mucha atención a lo que el Señor dice en su palabra, y Él ciertamente cumplirá su promesa:

“«Clama a mí, y yo te responderé y te revelaré cosas grandes e inaccesibles, que tú no conoces».”                                                                                                                    

Jeremías 33:3 

El Señor tiene una verdad poderosa para nosotros, el enojo y la ira no se maneja luchando contra ellas:

“Estad quietos, y sabed que yo soy Dios;

exaltado seré entre las naciones, exaltado seré en la tierra.”

Salmos 46:10

“echando toda vuestra ansiedad sobre Él, porque Él tiene cuidado de vosotros.”

1 Pedro 5:7

“Tuya es, oh Señor, la grandeza y el poder y la gloria y la victoria y la majestad, en verdad, todo lo que hay en los cielos y en la tierra; tuyo es el dominio, oh Señor, y tú te exaltas como soberano sobre todo.”

1 Crónicas 29:11

“de manera que Cristo more por la fe en vuestros corazones; y que arraigados y cimentados en amor, seáis capaces de comprender con todos los santos cuál es la anchura, la longitud, la altura y la profundidad, y de conocer el amor de Cristo que sobrepasa el conocimiento, para que seáis llenos hasta la medida de toda la plenitud de Dios.”

Efesios 3:17-19

“Porque yo sé los planes que tengo para vosotros» —declara el Señor— «planes de bienestar y no de calamidad, para daros un futuro y una esperanza.”

Jeremías 29:11

“Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fidelidad, mansedumbre, dominio propio; contra tales cosas no hay ley. Pues los que son de Cristo Jesús han crucificado la carne con sus pasiones y deseos.

Si vivimos por el Espíritu, andemos también por el Espíritu. No nos hagamos vanagloriosos, provocándonos unos a otros, envidiándonos unos a otros.”

Gálatas 5:22

Nota aclaratoria: Todos los artículos son tomados de diferentes fuentes, las cuales son editadas y ajustadas por la corporación

Hablar con el Señor

Uno de los aspectos más importantes del relacionamiento con las personas es la comunicación. La conversación es la fundamental fuente de la comunicación, esta conversación implica tanto hablar como escuchar pero muchas veces no manejamos muy bien ninguna de las

Leer más »
Scroll al inicio

Matrícula curso de Exégesis y Hermenéutica Literaria

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Atención a usuarios
Hola,
¿Necesitas ayuda?, escríbeme aquí