Sanidades

I

La depresión

La depresión es una de las armas más destructivas de nuestros enemigos. “El ladrón (satanás) no viene más que a robar, matar y destruir” Juan 10: 10. El lanza sus dardos de injuria, insulto o rechazo, los mismos que sumados al enojo, la amargura o el resentimiento, y multiplicados por la auto-compasión o auto-conmiseración, dan como resultado la depresión (rechazo + amargura x auto-conmiseración o lástima = depresión). Nos deprimimos simplemente porque no hacemos un proceso de perdón en el momento en que somos rechazados. Si acumulamos amargura, el resultado siempre será una vida de tristeza y soledad.

¿Cómo vencer la depresión?

  1. Orar. Dejar de mirar el problema y buscar a Dios.
  2. Leer la palabra de Dios Y meditar en ella.
  3. Cantar, alabar y dar gracias al Señor. “Anímense unos a otros con salmos, himnos y canciones espirituales. Canten y alaben al Señor con el corazón, dando siempre gracias a Dios el Padre por todo en el nombre de nuestro Señor Jesucristo” Efesios 5: 19-20.
  4. Reemplazar las mentiras de nuestros enemigos por la palabra de Dios. Ellos dicen: “De esto nada bueno va a salir”, por su parte la Palabra de Dios dice: “… a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien” Romanos 8:28 (RVR). Ellos dicen: “Dios te dejó”, la Palabra dice: “«Nunca te dejaré; jamás te abandonaré»” Hebreos 13:5.
  5. Apartarnos de personas depresivas, temerosas y negativas. Los sentimientos negativos son contagiosos. No podemos enfrentar nuestras luchas si estamos mal rodeados. “Si alguno de ustedes es miedoso o cobarde, que vuelva a su casa, no sea que desanime también a sus hermanos” Deuteronomio 20:8.
  6. Rodearnos de personas sabias. “Padre misericordioso […] quien nos consuela en todas nuestras tribulaciones para que con el mismo consuelo que de Dios hemos recibido, también nosotros podamos consolar a todos los que sufren” 2 Corintios 1:3-4.
  7. Vencer el orgullo y reconocer que necesitamos de las oraciones de otros.
  8. Perdonar cualquier ofensa que pueda estar causando la depresión. No podemos dejar que broten raíces de amargura en nuestro corazón.
  9. Seleccionar cuidadosamente el tipo de música que vamos a oír. “Dedicarle canciones al corazón afligido es como echarle vinagre a una herida o como andar desabrigado en un día de frío ” Proverbios 25:20 (Canciones de despecho).
  10. Motivar nuestro corazón con las promesas de dios. “David se alarmó, pues la tropa hablaba de apedrearlo; y es que todos se sentían amargados por la pérdida de sus hijos e hijas. Pero cobró ánimo y puso su confianza en el Señor su Dios” 1 Samuel 30:6.
  11. Ayudar a otros. Muchas veces nos deprimimos o se aumenta el nivel de depresión porque solo nos concentramos en nuestro problema. No obstante, si les damos de nuestro tiempo a otros, las emociones dejarán de controlar nuestra voluntad.
  12. Confesar victoria.

¿Cómo venció Jesús la tristeza?

  1. Reconoció la tristeza. “Ahora todo mi ser está angustiado” Juan 12:27. “… me dejarán solo” Juan 16:32.
  2. Enfocó su atención en otros. “Jesús sabía que le había llegado la hora de abandonar a este mundo para volver al Padre. Y habiendo amado a los suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el fin. [… ] Luego echó agua en un recipiente y comenzó a lavarles los pies a sus discípulos” Juan 13: 1,5.
  3. Oró. “… comenzó a sentirse triste y angustiado”, sin embargo, ¿qué hizo? “… se postró sobre su rostro y oró” Mateo 26:37, 39.
  4. A pesar de sus sentimientos, Jesús sabía que su padre jamás lo abandonaría. “… ustedes serán dispersados, y cada uno se irá a su propia casa y a mí me dejarán solo. Sin embargo, solo no estoy, porque el Padre está conmigo” Juan 16:32.
  5. Alabó a Dios. “Padre, ha llegado la hora. Glorifica a tu Hijo, para que tu Hijo te glorifique a ti” Juan 17: 1.

Nota aclaratoria: Todos los artículos son tomados de diferentes fuentes, las cuales son editadas y ajustadas por la corporación

Hablar con el Señor

Uno de los aspectos más importantes del relacionamiento con las personas es la comunicación. La conversación es la fundamental fuente de la comunicación, esta conversación implica tanto hablar como escuchar pero muchas veces no manejamos muy bien ninguna de las

Leer más »
Scroll al inicio

Matrícula curso de Exégesis y Hermenéutica Literaria

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Atención a usuarios
Hola,
¿Necesitas ayuda?, escríbeme aquí